Érase una vez una cuentadora que se dedicaba a escribir, escribir y escribir. Escribía historias bonitas, feas, historias reales, de fantasmas, dragones y súperhéroes. Escribía y escribía y nunca se cansaba.

Un buen día, la cuentadora tuvo una gran idea y se lanzó al mar.

Y así nació Te cuento tu cuento. De las lluvias de ideas, de las ansias de contar, de querer llevar ilusiones e historias, pues a través de los cuentos, podemos hacer todo eso y mucho más…

Podemos volar.

Con nombres y apellidos

Blanca Remírez de Ganuza. Periodista especializada en comunicación empresarial. Máster en corrección estilística. Cuentadora de historias.